Cumpliendo con la ley de Cookies de la legislación Española. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Leer más
  Alquila tu auto al mejor precio Los mejores hoteles Vuelos baratos 
 
 Índice >> Historia >> Alfonso V el Magnánimo
Horario mundial
Mapas del mundo
Municipios España
Países y territorios
Guía de Barcelona
Fotografías
Parques temáticos
Salud del viajero
Convertidor moneda
Actualidad
Viajar con Animales
Incidencias equipajes

 

 
Alfonso V el Magnánimo

 


Alfonso V el Magnánimo (Barcelona 1396-Nápoles 1458) Rey de Aragón, Cerdeña y Sicilia, y de Nápoles. Primogénito de Fernando I y de Leonor de Castilla, contrajo matrimonio muy joven con María de Castilla, de la que no tuvo descendencia. Sufrió serias dificultades políticas en Cataluña a causa de las cortes de Barcelona, en 1416, de Sant Cugat-Tortosa en 1419, y también en Aragón, debido a los nombramientos de nobles castellanos para desempeñar cargos de gobierno. Practicó una enérgica política expansionista en el Mediterráneo, cuyo principal objetivo fue eliminar a Génova para conseguir la hegemonía marítima.

Tras atacar Córcega, base genovesa, en 1420 tomó Calvi y al año siguiente fracasó en el sitio de Bonifacio, aunque logró la pacificación de Cerdeña y de Sicilia. Apoyado por Juana II de Nápoles, se estableció en ese reino para hacerse cargo de la corona.

Sin embargo, la postura ambigua de Juana II, junto con la resistencia de la nobleza napolitana, le obligaron a retirarse. En 1423 regresó a Barcelona, dispuesto a declarar la guerra a Castilla en apoyo de su hermano el infante Juan de Aragón. No obstante, un nuevo requerimiento de Juana II le llevó a abandonar de forma definitiva sus reinos ibéricos y trasladarse a Sicilia, donde permaneció dos años a la expectativa del desarrollo de la política napolitana. Después de la muerte de Juana II, sitió la ciudad de Nápoles pero fue derrotado en Ponza por los genoveses. Se alió, entonces, con el duque de Milán y reemprendió la conquista de Nápoles, de la que salió vencedor (1442). Expulsó a sus enemigos angevinos y durante su reinado, la corte napolitana se convirtió en un espléndido foco cultural y artístico.

Entre 1444 y 1450 Alfonso V se alió con Hungría y Servia contra el ataque turco, y entre 1453 y 1454 luchó contra Egipto. Al mismo tiempo, sus reinos españoles vivían una continua convulsión. Cataluña estaba gobernada por su esposa y Aragón y Valencia por su hermano Juan, rey de Navarra, que fraguó una crisis que estalló durante su posterior reinado.


 

 
 

© Turismo a Fondo. Portal turístico mundial que ofrece información indispensable para el viajero Política de privacidad