Cumpliendo con la ley de Cookies de la legislación Española. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Leer más
  Alquila tu auto al mejor precio Los mejores hoteles Vuelos baratos 
 
 Índice >> Guía de Barcelona >> Antoni Gaudí
  Barcelona Mar
  Barrio Gótico
  Diversión con niños
  Antoni Gaudí
  Las Ramblas
  Montjuic
  Moverse por la ciudad
  Parques y jardines
  Tibidabo

Horario mundial
Mapas del mundo
Municipios España
Países y territorios
Guía de Barcelona
Fotografías
Parques temáticos
Salud del viajero
Convertidor moneda
Actualidad
Viajar con Animales
Incidencias equipajes

 

 
Antoni Gaudí (Reus 1852-Barcelona 1926)

 


Arquitecto catalán, hijo de un industrial calderero, oficio tradicional en la familia, y en el que el propio Gaudí se complacía en señalar uno de los estímulos a su vocación por crear formas espaciales. Cursó los estudios facultativos en Barcelona, donde se graduó de arquitecto (1878) y había de desenvolver casi por entero su actividad profesional. El primer edificio que llevó a cabo "la casa Vicens (empezada en 1883)" posee ya un sello personal inconfundible, dentro del historicismo romántico que a la sazón dominaba en la arquitectura del país, y que en esta casa se manifiesta sobre todo en la adopción de elementos hispanoárabes (pródiga ornamentación de azulejería, empleo del ladrillo visto, techos con mocárabes). En 1883 fue nombrado arquitecto del templo expiatorio de la Sagrada Familia, su creación más significativa, aunque quedó inacabada, y a la que Gaudí había de estar cada vez más vinculado hasta el fin de su vida.

Paralelamente a la primera fase de la construcción de la Sagrada Familia, la cripta, de estilo neogótico (1883-1891), y el ábside (1891-1893), fue realizando una importante serie de obras: la villa El capricho de Comillas (Cantabria), el palacio Güell de Barcelona (1885-1890), diversos trabajos en la finca Güell de Pedralbes (1887), el palacio episcopal de Astorga (1887-1893), el colegio de Santa Teresa de Barcelona (1888- 1890), la casa Fernández y Andrés o de los Botines en León (1891-1893).

En estos edificios fue afirmándose la originalidad de Gaudí. Los estilos del pasado que el historicismo proponía como fuente de inspiración, especialmente el gótico (que Gaudí conceptuaba de "sublime pero incompleto"), son manejados con entera libertad, amalgamados en un contexto de estructuras y de formas decorativas de nuevo cuño. Particularmente en el palacio Güell y en el colegio de Santa Teresa se usan ya arcos parabólicos de función constructiva y ornamental, capiteles fungiformes y en hiperboloide, chimeneas de traza y decoración abstracta, poderosos acentos de cariz expresionista, toda una gama de motivos anticipadores de la arquitectura contemporánea; en muchos detalles asoman asimismo ritmos ondulantes y tensiones orgánicas que anuncian el modernismo, estilo que tendrá en la producción sucesiva de Gaudí su exponente más valioso en el campo de la arquitectura.

En su proyecto de misión para Tánger (1892-1893), no llevado a la práctica, Gaudí recogió sugerencias de la arquitectura indígena africana, que conoció en el viaje (1887) que hizo a aquella ciudad con el marqués de Comillas; el proyecto preludia en parte, con su bosque de torres, la solución de la Sagrada Familia. La erección de este monumento prosiguió con la fachada del Nacimiento (1891-1900) y las cuatro torres correspondientes, de las que sólo una fue concluida en vida del autor. Antirreligioso y al parecer con simpatías obreristas en su juventud (uno de sus primeros proyectos había sido el de los edificios de la cooperativa La obrera mataronense), Gaudí evolucionó hacia un catolicismo apasionado; la Sagrada Familia fue para él no sólo su creación artística de mayor empeño, sino una afirmación de fe, una labor de apostolado.

Aparte su actividad en el templo expiatorio, entre 1898 y 1914 Gaudí realizó un grupo de obras en las que desplegó su asombrosa capacidad creadora. A esta etapa de plena madurez corresponden la casa Batlló (1904-1906), cuyo exterior evoca formas óseas y cartilaginosas; la casa Milà, llamada la Pedrera (1906-1910), masa ondulante de piedra, como un aluvión de lava perforado por la erosión eólica; la indescriptible iglesia de la colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló (planeada a partir de 1898, construida parcialmente en 1908-1914); y el conjunto urbanístico del parque Güell (1900-1914). Otras construcciones menos espectaculares de este tiempo son la casa Calvet (1898-1900), la casa de campo Bellesguard (1900-1902), y las escuelas de la Sagrada Familia (1909).

En estas obras se exalta en modos diversos el tono abrumador, de proliferación fantástica y excesiva, pero de una fuerza restallante, que caracteriza a Gaudí. Su lenguaje técnico y decorativo aparece extraordinariamente enriquecido: nuevas soluciones en bóvedas, cubiertas y soportes, en las texturas murales, en la utilización de materiales, etc.; sin desprenderse del todo del arsenal historicista (neogótico de Bellesguard), que utiliza a veces como inserción heteróclita (columnata dórica del parque Güell), predominan ahora las formas de inspiración orgánica, los contornos y abultamientos sinuosos de gusto modernista; la policromía cerámica obtiene efectos deslumbradores (parque Güell); de no menor eficacia ornamental son los hierros forjados, una de las grandes especialidades de Gaudí desde el comienzo de su carrera (rejas de la casa Vicens, del palacio Güell, "dragón" de Pedralbes, casa Milá). En esta época de Gaudí, arquitectura y escultura son inseparables; así, la casa Milá puede ser interpretada críticamente como una obra de escultura, y tanto en su conjunto como en ciertos detalles (chimeneas) constituye una evidente anticipación del abstractismo biomórfico. Por lo demás, Gaudí se movió libremente entre abstracción y naturalismo, y a veces ideó curiosas ambivalencias, como en la representación pétrea del humo de incienso (Sagrada Familia).

Gaudí fue hombre de carácter difícil, frugal, muy negligente en el vestir (a veces fue tomado por un mendigo). Murió, atropellado por un tranvía, el 10 de junio de 1926. Aunque su arte fue conocido fuera del país (en 1910 se celebró una exposición Gaudí en París), obtuvo una irradiación limitada, de ámbito puramente local. El viraje del gusto europeo, que a fines del primer decenio del siglo XX había abandonado ya el modernismo, dejaba a Gaudí como superviviente más o menos glorioso de un movimiento estético totalmente "superado". No le faltaron después admiradores fanáticos, pero la reivindicación de sus méritos de precursor y la valoración crítica de su personalidad a escala internacional es reciente.

Monumentos y lugares de interés de Antoni Gaudí en Barcelona ( Visita obligada )

La Casa Vicens
Templo expiatorio de la Sagrada Familia

El palacio Güell de Barcelona
La finca Güell de Pedralbes
El colegio de Santa Teresa de Barcelona
La casa Batlló
La casa Milà, llamada la Pedrera
La iglesia de la colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló
El parque Güell
La casa Calvet
La casa de campo Bellesguard
Las escuelas de la Sagrada Familia
 

 


© Turismo a Fondo. Portal turístico mundial que ofrece información indispensable para el viajero Política de privacidad